Inicio / NACIONALES / Crimen de María Claudia García: Ratifican sentencias a Gavazo, Silveira, Vázquez, Medina y Arab

Crimen de María Claudia García: Ratifican sentencias a Gavazo, Silveira, Vázquez, Medina y Arab

María Claudia García y Marcelo Gelman, secuestrados en Argentina. Él fue asesinado en Buenos Aires y ella en Montevideo por las respectivas dictaduras.

La Suprema Corte de Justicia confirmó la sentencia contra los represores José Nino Gavazzo, José Ricardo Arab, Gilberto Vázquez, Jorge Silveira y Ricardo José Medina, responsables de cometer el homicidio muy especialmente agravado de María Claudia García Irureta Goyena de Gelman, quien fuera secuestrada junto con su esposo, sucuñada y una amigo en 1976.
Gavazzo ha estado en el ojo público debido a que reconoció ante un tribunal militar ser el autor material de la desaparición y muerte de  Roberto Gomensoro, asesinado en marzo de 1973, luego de ser torturado en el Grupo de Artillería Nº 1 de La Paloma, Montevideo, y posteriormente arrojado a las aguas del río Negro, en la represa de Rincón del Bonete.
En el año 2009 Gavazzo, junto a los militares retirados Gilberto Vázquez, Ricardo Arab, Jorge “Pajarito” Silveira y Ernesto Avelino Ramas, fue condenado por 28 delitos de homicidio especialmente agravados, en reiteración real, cometidos durante la dictadura, en el marco de las investigaciones sobre el denominado “Segundo vuelo” del Plan Cóndor de coordinación represiva de las dictaduras del Cono Sur.
En la misma causa fueron sentenciados a prisión el coronel retirado Luis Maurente y los ex policías Ricardo Medina y José Sande Lima.
¿Dónde están?
María Claudia García, quien fue secuestrada en Argentina por la Secretaría de Informaciones del Estado (SIDE) junto con su esposo, el periodista Marcelo Gelman Schubaroff su cuñada Nora Eva Gelman y un amigo de ambos, Luis Eduardo Pereda. María Claudia estaba embarazada de siete meses.
Todos ellos fueron llevados al infame centro de detención clandestino «Automotores Orletti». Varios días después fueron liberados Nora y Luis Eduardo, pero María Claudia y Marcelo permanecieron detenidos. A él siguieron torturándolo casi hasta el momento en que se lo llevaron para asesinarlo junto a tres detenidos. Le dispararon en la nuca y arrojaron el cuerpo al río dentro de un tonel con cemento y arena. En 1989 el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) identificó sus restos.
Por su parte, María Claudia fue trasladada clandestinamente a Montevideo en una aeronave de la Fuerza Aérea Uruguaya en octubre de 1976. La alojaron en la sede del Servicio de Información de Defensa (SID) en Bulevar Artigas casi Palmar donde la mantuvieron separada del resto de los detenidos que estaban allí, también secuestrados en Buenos Aires y traídos ilegalmente a Montevideo.
En 2017, la jueza Marcela María Vargas condenó a 30 años de prisión a José Nino Gavazzo, Ricardo Arab, Gilberto Vázquez, Jorge Silveira y Ricardo Medina, por ser «coautores penalmente responsables de un delito de homicidio intencional muy especialmente agravado».
La sentencia fue confirmada este sábado por la SJC, según publicó el diario El Observador, desestimando la apelación presentada por la defensa de los represores.
La búsqueda de sus padres
En Buenos Aires, los padres de los desaparecidos habían iniciado la búsqueda. Su madre, María Eugenia Cassinelli, junto con la madre de Marcelo, Berta Schubaroff, empezaron a rastrear a ver si encontraban indicios.
De hecho, la firma de María Eugenia aparece en uno de los primeros hábeas corpus firmados por doce abuelas, que se entiende como uno de los documentos fundacionales de las Abuelas de Plaza de Mayo.
Más tarde, el padre de Marcelo, el poeta Juan Gelman se puso al frente de la investigación para encontrar a su nieta. Él y los demás padres estaban seguros de que había indicios de que una joven que había estado en la SID de Bulevar Artigas era María Claudia. Gelman pidió públicamente al entonces presidente uruguayo, Julio María Sanguinetti, que hiciera lo posible por encontrar rastros de sus familiares desaparecidos.
Sanguinetti guardó silencio por cuatro meses, y tuvo que responder después de que Gelman escribió una carta a él y al secretario de Presidencial, Elías Bluth. Dijo que la investigación ordenada no había arrojado resultados, que «había pasado mucho tiempo de los hechos, que los protagonistas o testigos del caso estaban muy viejos o muertos, que no había niños desaparecidos en Uruguay y que todo indicaba que María Claudia no había sido trasladada a Uruguay», según se lee el sitio web de la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría el Pueblo.
Cuando Jorge Batlle asumió la Presidencia ordenó una investigación que confirmó que la información de Gelman era cierta. María Claudia había sido asesinada tras el nacimiento de su hija y a la niña se la habían entregado al comisario Ángel Tauriño, que la crió como propia. Un examen de ADN confirmó que Macarena Tauriño era la hija de María Claudia y Marcelo. Poco después Macarena inició los trámites para cambiar el apellido Tauriño y llevar el de sus padres.

Compruebe también

Presidente de ARU: «La desigualdad de ingresos va a existir siempre y es justo que así sea»

Foto: Expo Prado 2020 El presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), Gabriel Capurro, realizó …

Javier García aportó a la justicia información sobre desaparecidos 

La información puede ser relevante para la ubicación de restos de desaparecidos en dictadura y …

Déjanos tu comentario