Inicio / NACIONALES / “Los gobiernos del mundo serán juzgados por sus respuestas a la pandemia”

“Los gobiernos del mundo serán juzgados por sus respuestas a la pandemia”

Biólogo molecular argentino (residente en EEUU), Ernesto Resnik.

Resnik -quien hace 30 años reside en Minnesota (EEUU)-, expresó a LARED21 que en torno a las vacunas hay  una “guerra fría” entre EEUU y China, de quién produce “la mejor y la más rápida” y ahora a esa disputa se sumó Rusia.

-¿Cuál es tu trabajo?
-Soy biólogo molecular, actualmente biotecnólogo. Uso la biología para desarrollar herramientas que sirven para investigación o para terapéutica. Desde hace meses, estoy trabajando con distintas herramientas dedicadas a la lucha contra el COVID 19. Específicamente, en el departamento del laboratorio donde trabajo, desarrollamos “anticuerpos monoclonales”. Sirven tanto para la producción de kits de diagnóstico, lo que conocemos como los “test serológicos”, los que miden cuanta inmunidad produjeron las personas que fueron infectadas con este virus, y también producimos anticuerpos que potencialmente pueden servir como antivirales, que se llaman “anticuerpos neutralizantes”, es decir, que neutralizan el virus.
-¿Cuántas experiencias de búsqueda de vacunas hay hoy en EEUU y en el mundo?
(EEUU y el resto del mundo) son unas 10 vacunas las que están en la fase final de su desarrollo
-Sigue creciendo día a día, en este momento  son 160, en EEUU hay unas 30 a 40 y son unas 10 vacunas las que están en la fase final de su desarrollo. Estamos esperanzados que entre esas 10 mejores estén las que todos usaremos, aunque si esas 10 no funcionan, están todas las demás. Hay tantas, que confiamos que algunas van a funcionar.
-¿Cómo impactó en EEUU, tanto en el mundo científico, como en el mundo político, la aparición de la vacuna rusa?
-Para mí es una gran noticia que haya otra vacuna, tan avanzada. En círculos políticos, esta la pequeña “guerra fría” de las vacunas, lo que algunos llaman “el nacionalismo de las vacunas” o la geopolítica de las vacunas. Hasta ahora era entre EEUU y China, para ver quién tenía la mejor y la más rápida, y ahora se sumó Rusia. En esa pelea geopolítica, está quién la termine primero y quién la pueda dar primero a otros países. Distribuir a otros países, necesariamente tiene valor geopolítico.
-En tu cuenta de Twitter, contabas que el presidente de EEUU, Donald Trump, acusó al organismo estatal que aprueba las vacunas, de dilatar la aprobación y así perjudicar su carrera política ¿Cómo fue?
-Fue así y es falso. Las vacunas se desarrollan entre empresas grandes e instituciones académicas. No hay nadie que tenga interés en dilatar una vacuna que funcione, lo que sucede es que las vacunas tienen etapas y Trump tiene “sus etapas”. Y las etapas de Trump han estado en conflicto de interés con la ciencia y con la medicina. Ese conflicto de intereses, es que él (Trump) necesita esa noticia “positiva” antes de las elecciones (3 de noviembre), para tratar de ganar. En estos momentos todo indica que viene detrás del candidato demócrata (Joe Biden). Él (Trump) viene apurando las decisiones, no creo que lo logre con las vacunas. Ayer anunciaron el “plasma” (sanguíneo), como una noticia nueva y desarrollada gracias a su liderazgo, lo cual también es falso. En esencia, Trump tiene sus necesidades políticas, que a veces están en conflicto con la ciencia.
-Todo lo contrario a lo que ha hecho el candidato demócrata Joe Biden, que ha manifestado públicamente su apoyo explícito al mundo científico. Incluso dijo “me voy apoyar en la ciencia y haré lo que el mundo científico indique” ¿Fue así?
En estos seis meses, el Presidente de EEUU (Trump) ha ido en contra de las recomendaciones de científicos y médicos de su propio gobierno
-Fue así, incluso ha dicho “si la ciencia me dice  que hay que volver a una cuarentena estricta lo haré”. Aunque es impensable que vuelva a ocurrir, el hecho que se respalde en ciencia y medicina sólida es muy loable, después si llega al poder veremos que hace. Pero está muy bien, y es muy marcada la diferencia con lo que ha hecho Trump. En estos seis meses, el presidente de EEUU (Trump) ha ido en contra de las recomendaciones de científicos y médicos de su propio gobierno
-A pesar de las vacunas, el COVID 19 llegó para quedarse ¿Verdad?
En enero pasado, jamás hubiéramos imaginado que podíamos tener una vacuna en un año. No ocurrió nunca en la historia. La más rápida ha sido en cuatro años (vacuna contra las paperas)
-La expectativa es que será como la gripe, es un virus que estará entre nosotros posiblemente para siempre. Una vez que un virus circula masivamente, para destruirlo completamente llevará muchos años. Las vacunas (contra el COVID 19) son la noticia optimista de la pandemia, la velocidad ha sido “supersónica” en comparación con la historia de las vacunas. Casi todas las vacunas que están en su última fase, han funcionado sin problema, lo cual es muy promisorio. Los especialistas esperamos, que esté disponible, a más tardar, en el primer semestre del año que viene (2021). No sé si en todo el mundo, pero sí en la mayoría, lo cual es notable. La mayoría de las poblaciones, accederán a ellas en el primer trimestre del próximo año. Es notable que en apenas un año, esté lista una tentativa de solución. En enero pasado, jamás hubiéramos imaginado que podíamos tener una vacuna en un año. No ocurrió nunca en la historia. La más rápida ha sido en cuatro años (vacuna contra las paperas).
-Se conoce el proceso llevado adelante por Rusia para hacer la vacuna contra el virus ¿Ha sido transparente al respecto?
El proceso es el siguiente, las vacunas se desarrollan, se van probando, posiblemente si da mal, las grandes compañías no publican, pero la “presión” de la competencia lleva a publicar los resultados en revistas científicas, no hacerlo te coloca en un peldaño más bajo. Rusia no ha publicado nada, está fuera de esa competencia
-Tenemos muy poca información. El proceso es el siguiente, las vacunas se desarrollan, se van probando, posiblemente si da mal, las grandes compañías no publican, pero la “presión” de la competencia lleva a publicar los resultados en revistas científicas, no hacerlo te coloca en un peldaño más bajo. Rusia no ha publicado nada, está fuera de esa competencia. China en cambio, aunque no de todas, de algunas sí ha publicado resultados. Rusia está por fuera de este sistema de competencia, han desarrollado su propia vacuna. En lo personal, no dudo que sea buena, no creo que salga al “ruedo” con una vacuna que no funcione. Lo más seguro es que funcione, aunque no sabemos cómo funcionará y como se compara con otras. Actualmente hay vacunas de EEUU y de China que están siendo probadas en Rusia. Incluso, Rusia abrió las puertas a usar otras vacunas por sí eventualmente su vacuna no resulta ser lo que espera.
-Por estas horas se conocía que en Italia comienza a suministrarse una vacuna contra el COVID 19 ¿Qué se sabe al respecto?
-La vacuna de Oxford (EEUU) – Astra Zeneca (empresa farmacéutica) junto a la compañía Catalent (EEUU), que tiene una central en Italia, ahí está produciendo la vacuna posiblemente para toda Europa. Es una estrategia de esta compañía de producir la vacuna en forma descentralizada.
-¿Se puede pensar que habrá una distribución  igualitaria de la vacuna?
EEUU invirtió miles de millones de dólares para garantizarse tener las primeras partidas de todas las vacunas que están funcionando
-Hay organizaciones como la OMS y otras sin fines de lucro, una de ellas la que financia Bill Gates, que han insistido, incluso desde antes que la vacuna estuviera desarrollada, se dijo que hay que garantizar el acceso, sobre todo en los lugares donde tradicionalmente no llegan las vacunas. Se referían más que nada a África. Creo que va a haber diferencias en ese sentido. El gobierno de EEUU invirtió miles de millones de dólares para garantizarse tener las primeras partidas de todas las vacunas que están funcionando. EEUU ya compró dosis de por lo menos seis vacunas, garantizándose que la producción vaya primero a EEUU. La estrategia de Oxford Astra Zéneca, es descentralizar la producción, esto garantizaría una distribución en lugares donde está siendo producida. Australia anunció un convenio con la empresa Astra Zéneca, para producir la vacuna allí. El gobierno salió a decir, que de esta forma, se garantiza la vacuna para toda la población. Se está produciendo en Italia, Argentina y México, y posiblemente esos lugares serán los primeros en acceder a la vacuna, aunque eso no ha sido confirmado. La distribución de la vacuna en América Latina, está en manos de Astra Zéneca. Se produce en India y seguramente será también uno de los primeros países en acceder a ella. Hay tantas vacunas que algunas serán usadas en EEUU, otras en Europa, y habrá vacunas que serán buenas y no serán usadas por los países centrales. Existe una compañía Novavax (EEUU), que está fabricando una vacuna que viene en una fase más atrasada, seguramente ningún país central la usará, quizás en Latinoamérica se pueda hacer contrato y tenerla antes de lo pensado. Con la abundancia de vacunas, seguramente habrá para todos los países que se mueven para conseguirla, por lo menos antes de la mitad del año que viene.
-Argentina y Brasil, con estrategias diferentes, pero ambos han tenido muchos problemas para controlar la pandemia. En grandes líneas, Jair Bolsonaro ha tenido una actitud parecida a la de Trump, en tanto Argentina, apostó a la “cuarentena obligatoria” ¿Cómo has visto esas situaciones?
La dicotomía entre economía y salud, quedó saldada esencialmente en favor de la salud. Las economías que funcionan son las que cuidaron la salud
-En la pandemia, la mayoría de los países se ubicaron en el medio, pero Bolsonaro como Trump, se ubicaron en el extremo de “que sea lo que sea” y lo han pagado caro. Hay países que hicieron una cuarentena estricta como China, y lo hizo bien, Argentina se ubicó en ese extremo de cuarentena estricta y al principio le salió bien. Argentina por su relación con España y EEUU podía sufrir una gran epidemia, todo comenzó en febrero, donde la epidemia estaba activa pero silenciosa. Buenos Aires sobre todo, con mucho contacto con esos países, podía sufrir una epidemia importante. Argentina comenzó con una cuarentena estricta, lamentablemente por política interna, esa cuarentena fue debilitada, aunque oficialmente sigue hasta ahora. Si uno mira los números de movilidad, que es lo que se usa en epidemiología, esa cuarentena dejó de existir en menos de un mes de comenzada. Una cuarentena para ser estricta tiene que ser de por lo menos dos meses. Por ejemplo, en Melbourne Australia, sufrieron un rebrote de casos en julio y realizaron una cuarentena muy estricta, como no hace Argentina. Entre la cuarentena estricta, que es inviable económicamente y sicológicamente y el que “sea lo que sea”, Argentina evitó un montón de muertes, aunque los casos estén subiendo y la situación pinte “fea”, tiene muchísimas menos muertes que Brasil y EEUU. La política de cómo enfrentar la pandemia, ha sido variada entre países, a veces es difícil comparar. La cuarentena estricta funcionó bastante bien en los lugares donde se aplicó, la apertura (indiscriminada)  no funcionó en casi ningún lado, primero porque se produjeron un montón de muertes y segundo porque no logró tampoco mantener el desarrollo y la producción económica. Salvo China y Taiwán, los países perdieron muchos puntos de crecimiento de su Producto Bruto Interno (PIB). La dicotomía entre economía y salud, quedó saldada esencialmente en favor de la salud. Las economías que funcionan son las que cuidaron la salud.
-En Uruguay el gobierno no decretó cuarentena obligatoria, sí una recomendación de quedarse en casa, la gente cumplió, el sistema de salud uruguayo fue una fortaleza y el “mundo científico” fue escuchado por el gobierno, y estuvo a la altura de las circunstancias ¿Coincidís que a Uruguay le fue muy bien?
-Sí es así, y es loable porque está al lado de dos países (Argentina y Brasil), donde la epidemia no está controlada. Uruguay hizo lo que hay que hacer, controlar con pocos casos la epidemia, porque una vez que la dejas salirse de control, es casi imposible controlarla. Eso es lo que se muestra en Argentina, Chile, Perú y aquellos países que pudiendo haberla controlado no lo hicieron. En Uruguay, como tú dices, se le prestó atención a la ciencia, se hizo una cuarentena responsable, los países que han hecho las cosas bien, han hecho todas esas cosas. Los países escandinavos y Uruguay, aunque no sean parecidos socioeconómicamente, han actuado de la misma manera. El virus va a volver, hasta que tengamos la vacuna, pero poder controlar a partir de pocos casos diarios, es la clave y en Uruguay se ha hecho así.
-En nuestros países es histórico el reclamo al sistema político de mayor presupuesto para ciencia y tecnología. El COVID 19 dejó de manifiesto la necesidad imperiosa de que esos recursos estén. La ciencia puso a la gente de su lado en este reclamo.
Tener infraestructura local, tener infraestructura hospitalaria, profesionales formados en ciencia y medicina, ha sido esencial para contener la pandemia
-Sí totalmente, hay una discusión permanente en la comparación de lo que se invierte en los países centrales en ciencia y técnica y lo que se invierte en nuestros países. Hay quienes dicen ¿para qué vamos a hacer nosotros lo que otros están haciendo con más recursos? Nosotros tenemos que ser un país agroganadero. Esta pandemia ha demostrado que tener los recursos a mano, tener una solución local a los problemas, ha sido vital. Los “famosos” test (serológicos) que han sido vitales para encontrar los casos y controlar la epidemia. En los meses que comenzó la pandemia, en nuestros países y en el mundo, era imposible importar los test desde donde se producían, China y Corea, porque ellos los necesitaban y el resto del mundo competía por comprar ese excedente. EEUU estaba “desesperado” por conseguir los test que se producían en Corea. Tener infraestructura local, tener infraestructura hospitalaria, profesionales formados en ciencia y medicina, ha sido esencial para contener la pandemia. Ojalá salgamos de esto con la idea de qué mantener una estructura científica que por más chica que sea, nos permita mantener la formación de profesionales que puedan tomar decisiones. Será vital.
-Es un escenario impensado que este evento de la pandemia y la respuesta del presidente de EEUU ponga en cuestión su reelección, cuando antes de la aparición del COVID 19 su reelección parecía un hecho ¿Es así?
Los gobiernos del mundo serán juzgados por la respuesta a esta pandemia. En algunos casos serán con justicia y en otros casos no, pero lo que haya ocurrido en cada país, es lo que la gente va a terminar juzgando
-Trump erosionó su imagen durante todos estos años, pero era el candidato a ganar, principalmente porque la economía había mejorado. Su respuesta a la pandemia dejo en claro quién es Trump. Una persona poco ilustrada, impulsiva, que solo piensa en su beneficio personal, políticamente inclusive. Desde el comienzo ha negado a la epidemia, y luego intentó aferrarse a soluciones “mágicas”. Su respuesta a la pandemia ha sido muy mal recibida por el pueblo norteamericano. Los gobiernos del mundo serán juzgados por la respuesta a esta pandemia. En algunos casos serán con justicia y en otros casos no, pero lo que haya ocurrido en cada país, es lo que la gente va a terminar juzgando.

Compruebe también

Ministerio del Interior coordinó con partidos políticos para que no haya festejos

Si bien los números de contagios de COVID-19 son buenos en el país, las autoridades …

El lunes 28 no se dictarán clases presenciales en centros educativos públicos y privados

La Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) dispuso que el lunes 28 no se dictarán …

Déjanos tu comentario