Inicio / POLITICA / Militantes departamentales del FA presentan documento alternativo con autocríticas

Militantes departamentales del FA presentan documento alternativo con autocríticas

fa1

Militantes departamentales frenteamplistas presentaron un “documento alternativo” para que se discuta durante el Plenario del Frente Amplio de este sábado 17 de octubre, tras hacerse público el documento elaborado por un equipo designado por el FA en el cual se analizan las causas de la derrota electoral en las elecciones nacionales.

En el documento reconocen que la tarea encomendada al equipo que elaboró el documento oficial “era difícil e incómoda en extremo”.

“Por lo que nuestras discrepancias son emitidas fraternalmente, sin ánimo de agraviar a sus autores. Sin embargo, creemos que el documento peca de tibio e incompleto. Reiteramos nuestro reconocimiento a la buena voluntad de quienes lo elaboraron; pero está lejos de brindar un informe completo de las causas de la derrota y se eluden los temas más críticos”, indican.

De todos modos, los militantes de distintos departamentos coinciden en varios de los planteos y esperan que el Plenario extraiga de ambos documentos, y otros que puedan presentarse, “lo más certero y elabore una síntesis que refleje no solo lo que piensan los dirigentes, sino también los militantes, no solo lo que piensan en Montevideo, sino también en el interior, no solo lo que piensan quienes han tenido o tienen cargos, sino también lo que piensan los frenteamplistas del llano”.

Indican que “una declaración tibia no servirá absolutamente para nada y puede resultar frustrante, contraproducente y hasta ofensiva para la militancia”.

Asimismo, aclaran que deben ser cuidadosos a la hora de señalar errores individuales; pero tampoco esquivar el bulto. “Habrá que saber diferenciar entre errores de estrategia y errores de conducta”.

Detallan que los tres gobiernos consecutivos del Frente Amplio lograron “avances históricos, lo que hace que la derrota sea incomprensible para el mundo; pero es obvio que se cometieron errores”.

“Será doloroso, sin dudas, tanto para los que los señalamos como para quienes los cometieron, ya en forma individual como colectiva; pero será necesario para cambiar y volver renovados. De lo contrario, podremos ganar las próximas elecciones; pero volveremos a perder por continuar con las mismas prácticas”, advierten los militantes.

Refundar el Frente Amplio

“Necesitamos refundar el Frente Amplio. Sabemos que nuestro dolor es el dolor de una gran mayoría, hasta ahora silenciosa, de militantes que vimos cómo nuestra dirigencia corría confiada en una dirección mientras le gritábamos que íbamos hacia el precipicio”, indican en el documento al cual accedió LARED21.

Expresan, asimismo, que por las cosas positivas se hizo correr “ríos de tinta, pero hoy les toca a las otras”.

“Perdimos porque fuimos absolutamente incapaces y mediocres en materia de comunicación. Tuvimos un pudor inentendible de usar los medios disponibles para publicitar los logros de los gobiernos frenteamplistas y, más aún, para transmitir nuestros principios y educar a la ciudadanía. Perdimos contra el olvido, la manija y el marketing”, consideran.

Expresan también que dejaron que “se instalaran mentiras (que Raúl Sendic se robó centenares de millones de dólares, que estamos llenos de corruptos, que la educación es un desastre, que trajimos el narcotráfico, que le quitamos a los que trabajan para mantener vagos) en lugar de salir cada día (como hacían Hugo Chávez o Rafael Correa) a desmontarlas una por una”.

Los militantes consideran que el Frente Amplio perdió las elecciones porque abandonaron la lucha ideológica. “No combatimos el lavado de cerebro provocado por la dictadura militar y los partidos de derecha ni erradicamos los prejuicios contra la izquierda. Permitimos, incluso, que muchos trabajadores tuvieran una mala imagen de los sindicatos gracias a la propaganda derechista”.

Recuerdan que cuando la candidata a la vicepresidencia de la República, Graciela Villar, dijo que “‘esto era entre oligarquía y pueblo, no se equivocó, pero muchos pseudoizquierdistas se espantaron’”.

“La culpa no era de la compañera, sino de la dirigencia que desperdició 15 años sin formar conciencia popular revolucionaria. La frase chocó a varios porque nuestros dirigentes (salvo un par de excepciones) dejaron de lado la docencia política. De nada sirve llegar al gobierno si no se explica a los ciudadanos por qué, para qué y a costa de qué se hacen los cambios”, manifiestan.

Por otra parte, y a la luz de las medidas del gobierno de la coalición multicolor, “privilegiando a los de arriba y demoliendo a los de abajo, ¿quién hoy puede sostener que la compañera estaba equivocada?”, se preguntan.

“Si la ciudadanía no estaba preparada para oír semejante verdad, la culpa fue nuestra, porque no hicimos lo suficiente para que dicha ciudadanía comprendiera algo tan elemental”, aseguran.

La peor campaña electoral

“Perdimos porque nuestra campaña electoral fue la peor desde que se fundó el Frente Amplio y demostramos no tener ni la menor idea de lo que es el marketing político. De Relaciones Públicas ni hablemos”, aseguran.

En el documento citan al actor argentino “Dady Brieva, quien en Argentina, ha planteado recientemente: ‘Quiero que el peronismo tenga un departamento de Relaciones Públicas. No quiero perder ni un compañero más porque no le atienden el teléfono’”. Aseguran que tal reflexión también vale para el FA.

“Perdimos miles de militantes porque varios dirigentes, ebrios de soberbia, cuando ascendieron al Olimpo cortaron contacto con los humildes mortales que los encumbraron. Sabemos de varios casos de pedidos formales de reunión para realizar planteos a algunas autoridades y no solo no fueron aceptados, ni siquiera se tuvo la gentileza de responder”, aseguran.

Agregan que “también ocurrió algo similar con el primer equipo de campaña de Daniel Martínez, negándose reuniones a grupos que traían importantes aportes”.

“Se negaron entrevistas a programas como Buscadores, pero se aceptó la de un operador derechista de bajísimo nivel moral. Para colmo, se optó por bajar al nivel del periodista y la entrevista terminó abruptamente. Los votos perdidos en tal oportunidad son imposibles de evaluar”, cuestionan los militantes frenteamplistas.

Aseguran: “La soberbia que una y otra vez le endilgamos a Luis Lacalle, también afectó a varios de los nuestros. Perdimos porque nos llenamos de políticos profesionales. No lo decimos por todos, pero sí por varios. Algunos, incluso, ni siquiera realizaban sus aportes a la fuerza política que los colocó en un cargo”.

Remarcan que el FA perdió “porque no siempre se desinaron a los más capaces para los cargos”, sino que priorizaron “el caudal electoral e, incluso, el poder económico o el apellido, al mejor estilo de los partidos tradicionales”.

“Dejamos de considerar a valiosos militantes de profundas convicciones frenteamplistas y encumbramos a varios que hoy, luego de haber solucionado su situación económica gracias a los cargos que se les otorgaron, ni siquiera continúan en nuestra fuerza política. Nunca fueron de izquierda”, sentencian en el documento

También reconocen que existió una equivocación al promover a Luis Almagro como canciller y luego como secretario general da la OEA, “¿Quién iba a imaginar lo que era?” y también “a uno de los Saravia al Senado”, en referencia a Jorge Saravia. Asimismo, aseguran que el FA fue “lento al tratar el caso Sendic”.

“Perdimos porque en la campaña hablamos de lo que nos interesaba a nosotros y no a los votantes indecisos. Perdimos también porque la disputa interna en Maldonado nos costó buena parte de los votos que faltaron para ganar el balotaje. Perdimos porque no hicimos lo suficiente por algunos departamentos en situación crítica, como Rivera”, remarcan.

Policías y militares

En otro tramo del documento, los militantes de izquierda manifiestan que el FA perdió porque no le dio el coraje para erradicar de las escuelas militar, naval y policial “la nefasta infección ideológica de la derecha”.

“Perdimos porque, pese a que hicimos por los policías lo que nunca hizo otro gobierno, no los amparamos en el discurso. Los homenajes a los héroes que dieron su vida o resultaron heridos combatiendo criminales fueron tardíos y poco, muy poco, publicitados. No fuimos capaces de aclarar las veces que fueran necesarias que nuestra lucha era contra los militares y policías abusadores como José Nino Gavazzo, entre otros, pero jamás contra los policías y militares honestos y respetuosos de los derechos humanos”, remarcan.

Por ello aseguran que luego, la izquierda se asombra  “de que votaran a la derecha que siempre los tuvo en la miseria, pero que sí les dijo las palabras que querían oír”.

En otro orden, repudian la actitud del actual ministro del Interior, Jorge Larrañaga, que “envalentona a los prepotentes con arma y uniforme, lo que ha dado lugar a varios casos de abuso policial, en lugar de avalar a los buenos policías que cumplen su función sin necesidad de avasallar derechos”.

“Nosotros fallamos en cosas elementales, como no ir a visitar a un policía herido o acudir a su velatorio”, remarcan.

También señalan que el Frente Amplio perdió las elecciones de octubre porque tardaron diez años en reconocer que el país tenía “un problema de inseguridad y mientras asaltaban a la gente le decíamos que tenían un problema de percepción”.

“Perdimos porque dejamos que proliferaran las bocas de venta de droga. Perdimos porque tras la legalización de la marihuana (que apoyamos) no hicimos la prometida campaña para disminuir su consumo”, reconocen los militantes del FA.

Aseguran que la izquierda también perdió el gobierno porque, a pesar del entonces ministro del Interior, Eduardo Bonomi, y del ex director de Convivencia y Seguridad Ciudadana, Gustavo Leal, primó la filosofía de “pobrecito el delincuente” y algunos legisladores solo apoyaban proyectos de Ley que beneficiaran a los criminales y rara vez proyectos a favor de las víctimas”.

“Nos reservamos los nombres para que el incendio no sea tan grande, pero a quien le quepa el sayo, que se lo ponga”, manifiestan.

Consideran que otros de los motivos por los cuales perdió la izquierda fueron porque, pese a que la mayoría de los fiscales y jueces son verdaderos héroes, en varias ocasiones las decisiones del Poder Judicial escandalizaron e indignaron a los ciudadanos, y muchos votantes, desde la ignorancia, culparon al Frente Amplio de tales fallos”.

Aseguran que solo Bonomi intentó explicar el tema de la separación de poderes.

“Llegamos a ver casos como el de un simple ratero que terminaba en la cárcel, mientras que un monstruo que le pegó a una niña de tres años, dejándola internada en el Hospital de Clínicas con lesiones permanentes, recibía prisión domiciliaria”, lamentan.

En otro orden, considera que el FA no ganó las elecciones porque “faltó sentido de urgencia”.

“Traer las tobilleras electrónicas fue un gran acierto cuyo mérito fue del gobierno frenteamplista, pero la lentitud en llevar el sistema a todo el país, mientras masacraban a nuestras mujeres, fue desesperante”, cuestiona.

Indican que Gustavo Leal propuso comprar drones para combatir el abigeato. “Otra gran idea, ya que un dron puede controlar más que un centenar de policías rurales, pero lo tendríamos que haber hecho hace mucho, tiempo”.

“En Maldonado murió un niño hace unos meses porque estaba en lista de espera de medicamentos. No hay excusa”, cuestionan.

Por otro lado, aseguran que el FA perdió porque, “pese a mil cosas positivas, no se tuvo ni coraje ni imaginación para encarar una revolución educativa”.

Expresan que los cambios en los programas de Secundaria fueron “tibios” y no se encaró el desarrollo de la inteligencia como objetivo superior del sistema educativo. “Ni siquiera se recibieron a equipos, con integrantes de dos partidos, que traían propuestas para el Ministerio de Educación y Cultura”.

“Perdimos porque a quienes avisaban que íbamos camino al despeñadero los trataban de traidores. Perdimos porque se menospreció la labor de los frenteamplistas independientes y se restó protagonismo a las bases”, lamentan.

Por otro lado dicen que no sería justo achacar la derrota a Daniel Martínez, pero señalan “algunos errores suyos o de su equipo”.

Indican que el ex candidato frenteamplista “traía dos mochilas muy pesadas: la inseguridad y la promesa de un impuesto contemplado en el programa del Frente Amplio que le permitió a su contendiente refregárselo en la cara una y otra vez”.

“Lo mandamos a la guerra con un tenedor. En los debates le faltó manejar técnicas adecuadas y efectivas de oratoria y permitió que Lacalle saliera ileso de ambos encuentros”, cuestionan.

Reconocen, asimismo, que Daniel Martínez “mejoró mucho en el segundo debate, pero no lo suficiente como para noquearlo a Lacalle”.

Manifiestan que los spots de campaña no fueron efectivos. “Quedó claro que carecía de respaldo profesional en materia de comunicación”.

“La entrevista en el programa Santo y Seña fue un error de principio a fin. Bajar al nivel de las cloacas en las que se mueve el periodista de derecha nos costó una innumerable cantidad de votos”, subrayan en el documento.

Al tiempo que consideran que “la gran remontada para la segunda vuelta de noviembre fue mérito de los militantes de a pie que salieron a buscar el ‘maracanazo’, pero faltó tiempo y el daño ya estaba hecho”.

Otros de los aspectos que analizan es el centralismo “capitalino”. Aseguran que el Frente Amplio “practicó como nadie el centralismo montevideano en lo político”.

“¿Cuántos ministros y senadores eran del interior? Los principales cargos de gobierno y conducción siempre los repartimos en el entorno capitalino”, lamentan, y aseguran que no se hizo nada “para resaltar a los líderes del interior”.

Los militantes manifiestan que “el resultado fue el retroceso en varios departamentos en las elecciones de septiembre”.

Afirman que cuesta reconocerlo, pero el Frente Amplio no hizo nada para cambiar la lógica de que un solo departamento gobierne a todo el país. “Esperemos que en un próximo gobierno el gabinete mantenga un equilibrio entre capital e interior”.

Coincidencias

Los militantes frenteamplistas de distintos departamentos del país también resaltan las coincidencias con el documento denominado “Balance, evaluación crítica, autocrítica y perspectivas”, cuyo contenido se conoció días pasados.

Aseguran que el FA fue perdiendo apoyo en 2009, 2014 y 2019. “No se mantuvo con los aliados ni se tejió con los nuevos actores una alianza para defender los logros alcanzados”.

Expresan que “no se logró crear una ‘conciencia social’ para que la gente se apropiara de los logros ni se logró asociarlos a las políticas públicas que se implementaban”.

Indican que la falta de diálogo también se dio entre el gobierno y el FA. “En ocasiones hubo escasez o insuficiencia de información desde el gobierno a la fuerza política, ciertas ausencias de relacionamiento sistemático y en algunos casos falta de consideración del punto de vista de la fuerza política para la toma de decisiones. También ahí hubo omisiones”.

“Nos afectó el burocratismo. Esto se suma a lo que expresamos sobre la falta de sentido de urgencia para resolver algunos problemas”, cuestionan.

Plantean la pregunta: “¿Hasta qué punto se escucharon las preocupaciones de la sociedad en torno a la seguridad, economía y educación?”

Sostienen que en Defensa Nacional, “no se alcanzó a recorrer totalmente los caminos para democratizar las Fuerzas Armadas y lograr  el diseño y la construcción de una política de Defensa Nacional acorde a nuestra realidad”.

Expresan que “cuando algún frentista se apartó del camino, la mayoría de las veces la reacción fue defender al compañero a rajatabla o aceptar de plano, como buena, su versión”.

“No se sopesó políticamente que, de permanecer en la función que desempeñaba, erosionaba la visión que muchas personas podían hacerse de nuestra fuerza política”, manifiestan los militantes departamentales del FA.

Aseguran: “Pese a todo, fuimos, somos y seguiremos siendo frenteamplistas. La derecha no podrá borrar de un plumazo todo lo que el FA le ha legado al país”.

“Así como somos duros para señalar los errores cometidos por nuestros dirigentes, también estaremos en primera fila, sin pedir nada a cambio, para defender con uñas y dientes todas las cosas positivas que lograron. Por muy doloroso que sea puntualizar y aceptar estos errores, nada está dicho para mal de nadie, sino por el bien de todos”, remarcan.

Puntualizan: “Hay que reagruparse y continuar la lucha contra la restauración conservadora, por nuestros hijos y por los hijos de nuestros adversarios”.

“Balance, evaluación crítica, autocrítica y perspectivas”, documento que analiza el Plenario del FA

Uno de los documentos que analizará el Plenario del Frente Amplio de este sábado 17, es el…

Compruebe también

Frente Amplio se inclina por anular artículos o capítulos de la Ley de Urgencia

El presidente del Frente Amplio, Javier Miranda, expresó este viernes 23 de octubre, luego de …

Paro nacional parcial de la salud privada el 30 de octubre

El secretario general de la FUS, Jorge Bermúdez, cuestionó que “el gobierno está jugando al …

Déjanos tu comentario